Mamás y Bebés

 

OSTEOPATÍA PEDIÁTRICA

Es recomendable tratar con Osteopatía a los niños recién nacidos, ya que el nacimiento es el primer momento traumático al que se ve sometido el bebé. Esto se debe a que el espacio del que dispone durante las últimas semanas de gestación es cada vez más pequeño, viéndose presionado contra las costillas y la pelvis de la madre. Del mismo modo, las presiones soportadas por el bebé en el canal del parto son altísimas, aunque a la vez necesarias.

Tras el embarazo y el parto, el recién nacido puede presentar alteraciones como acabalgamientos craneales y tensiones membranosas entre otras lesiones, que ocasionan consecuencias en los distintos niveles del organismo. Si estas dificultades no son corregidas al nacer, es habitual que a corto plazo aparezcan cólicos, reflujo, estreñimiento, plagiocefalia y alteraciones del sueño.

 Asimismo, durante el crecimiento del niño, pueden presentarse situaciones que afecten a su desarrollo y le causen daños en mayor o menor nivel. Es por eso que se recomienda asistir a una primera revisión cuando el bebé está recién nacido y realizar un seguimiento periódico durante su crecimiento, con el propósito de asegurar que su cuerpo tenga el funcionamiento óptimo.

Los tratamientos son realizados por especialistas en Osteopatía Pediátrica, son aplicados con presión mínima, son totalmente inocuos y sin efectos secundarios.   El niño no siente ningún tipo de dolor, pero obtiene múltiples beneficios apreciables en un corto lapso de tiempo.

FISIOTERAPIA RESPIRATORIA PEDIÁTRICA

Es una terapia manual no invasiva y sin efectos secundarios, aplicada para movilizar, fluidificar y eliminar el moco pulmonar y de las vías respiratorias altas. Con esta técnica se logran mejoras en la capacitad ventilatoria y de oxigenación, además de prevenir infecciones y evitar el consumo de medicamentos.

Es posible realizarla a cualquier edad, desde recién nacidos, tomando algunas precauciones como la ausencia de fiebre por encima de los 37.5ºC y que, preferiblemente, hayan pasado un mínimo dos horas desde la última ingesta de alimentos.

La primera sesión se debería realizar al presentarse los primeros síntomas de mucosidad bronquial, ya que de esta manera el moco permanece menos tiempo en el sistema broncopulmonar y se evita la infección y la evolución de la enfermedad.

Consulte con Fissalud, le ofrecerán las mejores opciones para la Salud y el Bienestar de los más pequeños desde su nacimiento y a lo largo de su crecimiento.

 

Solicitar información